X

Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar su configuración u obtener más información.

Cardiología veterinaria

Cardiología veterinaria: ¿de qué elementos dispongo para diagnosticar una cardiopatía?

Cardiología veterinaria: ¿de qué elementos dispongo para diagnosticar una cardiopatía?

Montse Rabanal – Cardióloga veterinaria – ECG Veterinaria

La historia clínica y la propia reseña del paciente ya nos aportan información fundamental para empezar a encaminar un diagnóstico y a decidir la posibilidad de una cardiopatía. Los síntomas que presenta, su severidad, los momentos en que se muestra ese signo, qué características tiene. La tos, las crisis de colapso, los cuadros de mala tolerancia al ejercicio, de taquipnea/disnea, deben ser analizados a fondo con el propietario.

Diagnóstico de cardiopatías en veterinaria

Diagnóstico de cardiopatías en veterinaria

La exploración es fundamental. Por ejemplo, en el caso de un paciente con disnea, la valoración del tipo de disnea, si es inspiratoria o espiratoria, ya nos puede hacer enfocar la principal zona a explorar (vías altas o bajas). Es importante una exploración completa con valoración de los pulsos femorales, yugular, valoración de ascitis, temperatura, etc.

La auscultación es un elemento primordial. El fonendoscopio es imprescindible en la exploración de un posible paciente con un proceso cardio-respiratorio. Debe hacerse una auscultación sistemática, tanto pulmonar (todos los campos) como cardiaca (todos los puntos de máxima intensidad de las diferentes válvulas). Además de la valoración de la localización del soplo, se debe identificar la intensidad del soplo y el tipo (sistólico, diastólico o continuo). Los fonendoscopios electrónicos permiten, además, registrar el fonocardiograma lo que puede facilitar la tarea de identificación. Es muy importante hacer una palpación del pulso femoral mientras se evalúa la auscultación para relacionar los latidos cardiacos con la fuerza y presencia del pulso.

Nuestras mascotas también sufren problemas cardíacos

Nuestras mascotas también sufren problemas cardíacos

Las radiografías son de gran ayuda. En relación a la presencia de modificaciones cardiacas no son siempre “de fiar”: una cardiomegalia y una efusión pleural generan un aumento de la sombra cardiaca, o cardiopatías que generan una hipertrofia concéntrica pueden no producir un aumento del tamaño de la silueta cardiaca. Sí son imprescindibles para la valoración del campo pulmonar y valorar posibles signos compatibles con edema pulmonar cardiogénico u otras patologías del parénquima pulmonar o vías respiratorias. En la enfermedad valvular degenerativa que es la cardiopatía más frecuente, la valoración de un aumento auricular izquierdo en la radiografía torácica es de gran ayuda para decidir si es necesario iniciar una terapia cardiaca, por ejemplo.

El electrocardiograma es una prueba de fácil realización y muy asequible que aporta información sobre la frecuencia cardiaca y las arritmias existentes. Ninguna otra prueba puede dar este tipo de datos de forma precisa. No es en absoluto fiable para evaluar posibles cardiomegalias. Algunas arritmias van a asociarse de una forma más habitual a un tipo de patología o situación cardiaca y son importantes sobre todo en pacientes que sufren episodios de debilidad o colapso, fatiga, etc. Cuando se necesita una valoración más prolongada para tener una idea más global del ritmo cardiaco, debe recurrirse a un registro Holter de 24h.

Radiografía torácica

Radiografía torácica

La ecocardiografía-Doppler se hace imprescindible en algunas cardiopatías (las patologías cardiacas congénitas, las cardiomiopatías felinas, para diferenciar una cardiomiopatía dilatada de una efusión pleural, para evaluar neoplasias en la base cardiaca, etc.) y, en cualquier caso, aporta información muy precisa para evaluar la gravedad de la disfunción cardiaca existente, poder escoger el tratamiento más adecuado y poder emitir un pronóstico más ajustado.

Los marcadores cardiacos como el NT-proBNP o las troponinas se están utilizando para valorar la presencia de estrés ventricular o lesión miocárdica respectivamente, lo que puede ser de gran ayuda para diferenciar procesos cardiacos de no-cardiacos (por ejemplo una efusión pleural en un gato por una ICC con NT-proBNP elevada o por una neoplasia mediastínica ) o para seguir la progresión de una miocardiopatía (por ejemplo en el caso de una miocarditis, la reducción de las troponinas cardiacas indicaría mejoría).
La valoración de la presión arterial aporta información adicional para ciertas patologías y para evaluar tratamientos y complicaciones de lesiones cardiacas primarias.

Consulta otros artículos del blog de eKuore