X

Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar su configuración u obtener más información.

Consejos sobre mascotas

Como afecta a los perros el miedo al ruido

Como afecta a los perros el miedo al ruido

Al igual que los humanos, existen numerosas ocasiones en las cuales los animales pueden experimentar miedo. A raíz de lo que sienten en una situación de pánico, su ritmo cardíaco puede aumentar considerablemente, derivando en un problema de salud si la mascota sufre del corazón.

En este post, en particular, vamos a centrarnos en el perro para hablar sobre cómo afecta el miedo en su ritmo cardíaco y cómo de ese modo puede afectar a su salud.

Es muy común en este animal sentir miedo en diferentes circunstancias: ruido de petardos, tormentas… En la mayoría de las ocasiones se trata de situaciones estresantes relacionadas con el ruido. Cabe destacar que el perro tiene el sentido del oído muy desarrollado, capaz de escuchar sonidos inaudibles para los humanos, es por ello que cualquier sonido estridente puede provocar alarma en el perro y alterar sus funciones fisiológicas.

Ante situaciones de pánico, ansiedad y miedo, los niveles de estrés de esta mascota se disparan. Aumentan los niveles de hormonas cortisoles (respuesta del estrés) y la cantidad de adrenalina producidas por sus glándulas. Pero también se aumenta la intensidad y frecuencia de su respiración así como la aceleración de su ritmo cardíaco.

Sonido-fonendoscopio-electronico

En perros adultos, de hasta 40 kg las pulsaciones por minuto varían de 100 a  160, mientras que aquellos perros de peso superior a 40kg sus latidos disminuyen de 60 a 100 latidos por minuto.

Cuando el perro aumenta su ritmo cardíaco puede producirse una taquicardia sinusal. Esta taquicardia surge cuando su ritmo es más rápido de lo normal. No puede afectar gravemente a la salud del perro, pero en corazones enfermos el aumento de este ritmo cardíaco puede dejar de compensar la disminución del volumen, disminuyendo el gasto cardíaco y el flujo sanguíneo coronario, aumentando así la demanda de oxígeno.

Es cierto que las dolencias cardíacas se pueden deber a diferentes motivos, como fiebre o infección, pero ante situaciones ambientales, podemos tratar de calmar al perro para evitar esa aceleración en el ritmo del corazón.

Es por ello que es importante alejar a los perros de situaciones de estrés y miedo, y si en algún caso no fuese posible prevenir esas situaciones que provocan esa ansiedad, hay que aplicar técnicas de relajación para el animal.

Es muy importante la comunicación, debemos tener en cuenta su lenguaje corporal, si el perro agacha las orejas, tiene la cola entre las patas o jadea de forma intranquila. Es en ese momento en el que podemos identificar lo que le pasa y poder actuar en consecuencia.

El sonido de la radio o la feromonas antiestrés pueden ser remedios para calmar a un perro intranquilo, pero siempre es conveniente llevarlo al especialista veterinario si se repiten estos síntomas ya que pueden provocarle problemas de salud.

Para ampliar información ver también:

La auscultación, un paso importante para identificar enfermedades cardiovasculares en mascotas.

Vías:

http://www.consumer.es/web/es/mascotas/perros/convivencia-y-psicologia/convivencia/2012/10/24/213798.php

http://www.terramascota.es/2014/01/17/como-tratar-a-un-perro-miedoso/